Vivir desde la resurrección

Aceptar a Dios, Hijo y Espíritu Santo es una decisión de amor que conlleva sepultar la vida que nos traía tristeza, vacío y desolación.

Anuncios