#Padres “Yo soy tu sangre, mi viejo”

Papi y yo.

Dedico este ícono de la música a mi querido y deportista padre Cecilio o su nueva identidad “Papá Güe” en la voz de Danny Rivera. Una de nuestras canciones favoritas que me hace internalizar lo que hemos vivido en nuestra relación padre-hija, entrenador-jugadora de béisbol, seguidor-esgrimista, abuelo-tía, periodista-periodista, cómplices de aventuras y más.

Es un buen tipo mi viejo…         su complicidad desde niña me hizo sonreír.
Que anda solo y esperando …   que por la puerta de la casa entren  tus hijos y nietos.
Tiene la tristeza larga
De tanto venir andando …         por los caminos que nos enseñó transitar para ser adultos.

Yo lo miro desde lejos …           porque desde cerca pone su barrera.
Pero somos tan distintos …       lucho por mejorar sus defectos, aun cuando los míos son de su sangre.
Es que creció con el siglo…       ya son más de siete décadas que disfruta de este mundo.
Con tranvía y vino tinto ….        Como todo un bohemio, amante de la música y las fiestas.

Viejo mi querido viejo…             aun en la dura disciplina que me diste, sigues siendo mi querido viejo.

Ahora ya caminas lento

Como perdonando el viento…    luchando con la energía para seguir vivaracho.

Yo soy tu sangre, mi viejo…      Definitivamente soy tu sangre, mi viejo. Soy tu espejo.
Soy tu silencio y tu tiempo…      Mami así me lo hace saber, vivimos en tu silencio.

Él tiene los ojos buenos
Y una figura pesada
La edad se le vino encima
Sin carnaval, ni comparsa…      Viejo disfrutarás siempre que la vida te de un suspiro.

Yo tengo los años nuevos …     Para cumplir con la herencia de la  vida: ser mejor ser humano.

Mi padre los años viejos
El dolor lo lleva adentro …         Se que te asusta el mundo donde me dejas viviendo, pero saldremos bien.
Y tiene historia sin tiempo…      No hay quien te pare, sigues escribiendo tus historias.

Nietos hijos y esposa (Edit)Viejo, mi querido viejo
Ahora ya caminas lento
Como perdonando al viento

Yo soy tu sangre, mi viejo
Soy tu silencio y tu tiempo

Yo soy tu sangre, mi viejo

Papi, no existe acción de negar que “Yo soy tu sangre, mi viejo”. Bien has trabajado para dejar tu huella en mi vida. Disfruta tu día especial. Goza este día en el calendario de como todos los demás. Eres espíritu libre y rebelde con un corazón bondadoso. ¡Te amo mi querido viejo!

 

Anuncios

Deja un comentario