#Barranquilla2018 Para reírse un rato

Sacar a pasear la caja de dientes es válido todo el tiempo, más si se combina con unos ojos grandes. De esos que en el campo llaman “de vaca cagona”. Ya se imaginan de la cara que hablo. I’m.

En estos Juegos, diferente a los del ciclo pasado, la combinación de dientes y ojos sale natural. Ante tanto ajoro que se vive… siempre sale el detalle que te saca una carcajada y una mirada de “Oh my God! ¿Es verdad? ¿En serio?”

La primera fue a la llegada al aeropuerto con el diccionario de “Costeñol”.

Aprendamos de una vez:

Del carajo – adj. Que sobresale por sus óptimas cualidades.

Espeluque – Desordenarse. Andar de parranda.

Emputado – adj. Que siente molestia y mal genio.

Espantajopo – adj. Que aparenta lo que no tiene.

Friquimondi – Necesitado, que no tiene lo necesario para vivir.

Guineo –  banano.

Hueva – adj. Propio de una persona tonta

Joperico – adj. Que causa aburrimiento.

Llevao – adj. Flaco, cenceño, de pocas carnes.

Mamera – flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimiento.

La segunda… Bad Bunny y la calocha. Una causa tenía que estas dos cositas se juntaran en el mismo día. Resulta que estaba en un taxi para uno de los venue. De camino, el buen amigo taxista, estaba escuchando un programa mañanero donde la “melodía” era una de las canciones de nuestro pana, Bad Bunny. Ese no es el detalle. Está en que la canción estaba SIN FILTRO.  Que PG y ocho cuartos. Acá estaba la X y le añades la Triple XXX.

Yo me tiré… un “en seriooooooo. ¿Pasan las canciones de Bad Bunny sin editar?”. El taxista muy espontaneo me dice “no se preocupe señora, que aquí en Colombia somos así”. Para rematar, cambio el tema al clima. Uff, bárbaro el clima. De inmediato sale esta radioescucha al aire “oye mijo… está calocha nos tiene mal”. Les juro que … si llegaba a estar guiando el taxi, me comía el volante.

Por curiosidad pregunté sí en Colombia había una empresa o entidad gubernamental que regulara el contenido en los medios, así como es la FCC en Puerto Rico. El taxista muy elocuente me dice “señora aquí somos libres”. Ehhhh! Gracias, llegamos al venue.

Otras cositas para reírse cuando este “joperica” en Puerto Rico: el día que nos quedamos sin agua en la villa y el grifo cantaba como los de nuestras casas después de María; los inodoros tapados con la risa cómplice y la viva imagen de la portada de un medio nacional de Mayagüez 2010, la matá que me di en la ceremonia de inauguración; el día que no aparecía mi ropa en la lavandería y estuve 48 horas en ese pa’ arriba y pa’ bajo “¿Qué hago sino aparece la ropa?”.

Espérate… una más. Pero, esta sorpresa me la llevo todos los días al mirar la pared de mi esquinita en la Oficina de Misión. La mente traviesa fue Betsmara. Cuando me percaté, me empecé a reír sin parar… unas carcajadas que liberaron la tesión y me sigue sacando sonrisa cada noche-madrugada que me siento a escribir #LaAntorcha.

Wanted

Barranquilla tiene historias “del carajo” para no estar “emputada” ni en la “mamera” a mi regreso a la Isla del Encanto.

Anuncios

Un comentario en “#Barranquilla2018 Para reírse un rato

Deja un comentario